domingo, 10 de marzo de 2013

Tantas cosas que duelen..

Han pasado demasiadas cosas últimamente. Muchas de ellas han hecho daño, demasiado. Han sido muchas noches de llantos, preguntándonos '¿cuándo acabará este sufrimiento?', y te encuentras que al día siguiente todo va igual, que nada ha cambiado, pero a la vez todo cambió.
Te levantas sabiendo que te falta algo, sabes perfectamente lo que es, y sabes que lo has perdido, y que sin esa pieza que te complementa, ya no eres nada.
Estás en un profundo sueño, en el que no diferencias la realidad con tus pensamientos. Piensas tanto, justo en los peores momentos, que decides ir por caminos que lo único que hacen es dañarte a ti mismo. Encuentras soluciones para calmar el dolor que en el momento que las pensaste creías que te iban a hacer feliz, que arreglarían todo, pero en realidad sólo empeoraban las cosas.
Hasta que un día te despiertas un día, y piensas: '¿qué estoy haciendo? ¿es así cómo quiero acabar? ¿cómo en tan poco tiempo he hecho tanto daño a lo que más me importaba?'
Y te das cuenta de que estás perdiendo a alguien que aún sigue luchando por ti, que daría todo por estar contigo, y tú no te das cuenta. Ahí es cuando ves que has cometido el mayor error que has podido cometer, y ese error no se va a quedar en el pasado, te va a acompañar en el día a día, haciéndote pensar cada noche y cada vez que pienses en lo que hiciste, te arrepentirás, te sentirás mal, y tendrás que convivir con ello, sólo porque un día, en unos minutos, decidiste algo que fue lo que ahora te marca y marcará siempre.
Sólo sabes culparte, insultarte, pedir perdón, siempre, porque no sabes cómo curar esa herida que dejaste. Y preguntándote a todas horas: '¿qué clase de persona haría eso? ¿de verdad fui yo quien hizo eso?, y no tener respuesta para eso.
Todo esto me ha hecho valorarte aún más, darme cuenta de lo fuerte que eres, de lo genial que eres, y de lo tonta que he sido yo por hacerte tanto daño. Lo siento, sabes que te lo diré todos los días, aunque no sirva de nada. Intentaré que, aunque no pueda borrar todo lo que ha pasado, intentar sustituirlo por cosas buenas, por cosas que te hagan sonreír, porque es lo que te mereces, y nunca cambiaré de opinión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario