lunes, 26 de agosto de 2013

Esa sensación de agobio porque sabes que hagas lo que hagas, vas a hacer daño a la otra persona. Si te dejas llevar por tus sentimientos, que seguramente ese sea el camino más adecuado que deberías tomar, harás daño. ¿Qué hacer entonces? ¿Decirle todo lo que sientes, quitarte tú el peso para echárselo a él encima? ¿O será mejor no moverse y guardar el secreto en tu interior? 
Cuando intentas proteger a alguien de ti mismo, es cuando sabes que es una de las personas más importantes de tu vida, y que no quieres que sufra por nada del mundo, y menos por ti, y el hecho de haberla hecho daño en el pasado hace que te destruyas por dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario