domingo, 14 de julio de 2013

¿Miedo a amar?

En el momento en el que te golpean sin previo aviso y tú te caes, sólo tienes dos opciones: o quedarte en el suelo sin avanzar, retorciéndote de dolor o levantarte y afrontar los hechos, pero nadie ha dicho que el golpe te deja marca, incluso tener miedo a que te golpeen otra vez.
Te pasas el tiempo vigilando tus espaldas, porque ya has experimentado esa sensación en la que no tienes fuerzas para levantarte debido al golpe, y no quieres que vuelva a pasar. Pero no te das cuenta de que el miedo te bloquea, y no te deja avanzar, sólo te deja quedarte quieto, vigilando para el siguiente golpe, en el caso de que lo haya.
Cuando te das cuenta de todo esto, te preguntas: "¿y por qué no arriesgarse? ¿por qué no perderle miedo a las cosas?"
No todo el mundo te quiere hacer daño, es más, seguro que hay gente que daría su vida por ti, para protegerte, porque entiende el dolor que pasaste, y no quiere que vuelva a pasar.

Entonces comprendí que eso era amar, eso que me daba tanto miedo, pero en realidad es un sentimiento demasiado bonito para tenerle miedo, y vale la pena arriesgarse por una persona que sabes que daría la vida por ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario