lunes, 17 de septiembre de 2012

¿No recuerdas cuando eras pequeño que cuando veías en las noticias que alguien había muerto, pensabas "esto no me pasará a mí, no me puede pasar"? Éramos todos muy inocentes, apenas sabíamos y ahora tampoco sabemos mucho de la vida. Antes no te hacías la idea de que las personas que más quieres o te importan se vayan de tu vida para siempre. Creías que no te podía pasar a ti, por el hecho de ser tú.
Conforme iban pasando los años, íbamos adquiriendo conocimientos no sólo de los que nos enseñaban en la escuela, si no de la vida. Seguíamos pensando en que no nos puede pasar nada, hasta que un día, chocas con la realidad, y en seguida se te cambian las ideas. Al principio no te crees que te esté pasando esto, que creías que nunca ibas a tener problemas como ese, y piensas: "si me ha pasado esto a mí, me puede pasar cualquier cosa. Igual hoy estoy aquí y mañana puedo estar muerto. Nunca sabes lo que te va a pasar, pero puede que pase". 
Abres los ojos a la realidad, y ahí es cuando, poco a poco, vas madurando, vas pensando más en cómo es la vida y coges el camino que te parece conveniente, y siempre preparado, preparado para cualquier caída y saber levantarse y afrontar las cosas.

Susanna Storm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario