domingo, 15 de abril de 2012

Hay motivos para ver esa sonrisa.

Aunque creas que todo está perdido, o que esa persona no siente lo mismo que tú por ella, hay motivos para sonreír, y demasiados. "Si la vida te da mil razones para llorar, demuéstrale que hay mil y una razones para reír".
Porque es muy fácil decir "no puedo", pero resulta más útil decir un "yo puedo con todo", o algo así.
Porque eres fuerte, y tú puedes con todos los obstáculos que te pone la vida.
Además, ¿qué hay de malo en sonreír? ¡Si es el orgasmo de la cara, como suelen decir!
Sonríe, no selles tu final con una lágrima, sino con una bonita sonrisa.


Susanna Storm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario