miércoles, 8 de febrero de 2012

Que nadie te haga perder esa sonrisa, sí, esa misma.

Sonríe aunque no tengas motivos, pues no hay mejor razón para sonreír que no tenerlos.
Sonríe, ya que no depende esta sonrisa de nadie.
Sonríe, porque esa sonrisa que tienes me encanta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario