martes, 18 de octubre de 2011

Todo cambia...

Al paso del tiempo, cuando llamaban al teléfono, no iba corriendo por si era él. Cuando pasaba un coche, no se asomaba a la ventana, había perdido la esperanza de todo. Ella se había vuelto otra persona, no era la chica alegre de siempre, ahora era una chica seria, sumisa, sin sentimientos. Pero ella no se daba cuenta, hasta que un día se miró al espejo, y pensó: "¿De verdad quiero ser así el resto de mi vida?".
Ahora sólo podía hacer una cosa: Llenar el vacío, con los pocos pero buenos recuerdos que la quedaban. Aún así, seguiría esperando, ella lo sabía.


Yuiko Aoi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario