domingo, 20 de octubre de 2013

Sería bonito, ¿no?

Pasar la noche tumbados en la cama, abrazándonos, hablando sin parar y que de vez en cuando a alguno de los dos se nos escape en susurro un "te quiero", seguido de un beso, profundo, que transmita mil y un sentimientos. Dormirte tú antes y que me quede yo observándote cómo duermes, y no parar de sonreír hasta que me quede dormida, porque sé que estás ahí, y que no te irás.
Que te quedes conmigo, a mi lado, en los días que no esté bien y necesite un hombro en el que apoyarme, y necesite tus consejos, tus ánimos, tu voz. Que no te importe lo tarde que se ha hecho, porque nunca es tarde para estar conmigo. 
Que te quedes a mi lado, siempre.

Susanna Storm.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario