martes, 10 de enero de 2012

Un día normal..

Caminaba rápidamente a grandes zancadas, no quería llegar tarde, al menos ese día no.
Quedaban 5 minutos para ser y media, la hora que había quedado con su mejor amiga.
"Me va a echar la bronca, como siempre. Hoy no me apetece movida", se dijo, mientras alzaba la cabeza por si la veía.
Caminó hacia el lugar, no tardó demasiado. Vio que no estaba aún su amiga en el parquecillo. "Uff, menos mal", y se sentó en un banco.
Esperó unos diez minutos, y no aparecía. Le resultaba raro.
Al rato, notó la presencia de un chico que estaba al lado suya. Llevaba al menos ahí un buen rato, pero ella no lo notó.
- Perdona, ¿me puede decir la hora? - Le dijo al joven, tímidamente, sin mirarle a la cara.
- Menos veinte. -Dijo, sonriéndola. Él sí que la miraba, curioso.
- Gracias. -
- Esperando a alguien, ¿eh? - Dijo, sin dejar de sonreír.
- Sí, esta vez ha sido ella que la que ha llegado tarde.
 Alzó la mirada hacia él, se fijó en sus ojos, esos ojos tan hermosos. Nunca había visto una mirada tan perfecta. 
De repente, la entraron ganas de conocerle, de saber su nombre, de saber más de él.
¿Qué es esa sensación que la invadía?


Susanna Storm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario