sábado, 21 de mayo de 2011

2 | Encuentro.

Sintió cómo su corazón palpitaba, cada vez más fuerte. Parecía que se le iba a salir.
De pronto, salió un perro desde el callejón. Nada más ver a la chica, fue corriendo hacia ella, con intenciones de morderla.
Y fue así, la hizo un agujero en el pantalón.
-¡Puto perro! ¡Joder, apártate de mí, coño! - Dijo mientras corría.
De pronto, salió un chico corriendo. Observaba lo que pasaba, avergonzado por su can.
-¡Cuánto lo siento! Mira lo que te ha hecho, ¡mil perdones! ¿Cuánto le han costado? Se los pago, no se preocupe. - Dijo este mientras se acercaba a ella.
- No pasa nada. Sólo ha sido un susto, estas cosas pasan. Mira, así hasta quedan mejor.
- No no, yo se lo pago. Joder, lo siento, en serio.
- Nada, mientras que no vuelva a ocurrir, perfecto. Bueno, ¡adiós!
- ¡Adiós! Y lo siento muchísimo.
- ¡Nada!


Se había metido un susto de muerte. "Qué tonta, pensar que mi pesadilla se haría realidad... Tonterías".
El chico al que había visto, era una persona un poco más alta que ella, unos cabellos brillantes, castaños, etc.
Sin más, se fue a su casa, a tomarse un café e irse a la cama, que ya había tenido suficiente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario