jueves, 14 de abril de 2011

Siento.





Hay malos ratos, que te hacen pasarlo verdaderamente mal.
Una continua tormenta, que nunca parará.
Sólo tienes ganas de estar acurrucada en una esquina, llorando, llorando sin cesar.
Pero, si todos hiciésemos eso, ¿quién no sería felíz?
Hay que aprender a bailar bajo la tormenta, sólo así serás felíz.
No esperes a que pase la tormenta, nunca.

Susanna Storm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario