jueves, 23 de junio de 2011

Y yo quisiera gritar a pleno pulmón lo que de verdad siento.

¿Por qué nos tenemos que callar justo en los momentos que debemos hablar?
¿Por qué nos quedamos parados cuando alguien nos dice algo que odiamos? ¿Por qué?
Grita, grita como nunca has gritado. Grita lo que odias más de la gente, del mundo, etc.
Es la mejor manera de desahogarte.
Nunca te lo guardes, será peor. Un día explotarás. Sí, te sentirás mejor, pero... ¿Y todo ese tiempo perdido derrochando lágrimas por alguien que nunca te hizo feliz?

No hay comentarios:

Publicar un comentario